Man on wire

Puntúa este documental

No votes yet

Ver documental

Nuestra opinión

Muchos de nosotros venimos a la tierra, hacemos unos pocos proyectos y nos conformamos con tener muchos sueños incumplidos. Somos personas normales, temerosas y pragmáticas. Hay otros individuos, en cambio, que no conocen el significado de la palabra imposible. Son visionarios. Quizás se les podría llamar locos. Pero lo que sí es cierto es que ese tipo de personas hacen que el mundo avance y sea un lugar mucho más interesante.
Es el caso de Philipe Petit, un funambulista de mirada furibunda y generador de pasiones. Un cuerpo menudo que a duras penas contiene una fuerza infinita y una capacidad de creer en sí mismo que raya la megalomanía. Sólo un personaje como él lograría una gesta como la relatada con pulso firme y gusto exquisito Man On Wire, el documental de James Marsh que ha levantado pasiones durante el último año.

Man on Wire relata la aventura de un iluminado, un tocado por la mano de Dios que desde pequeño sueña con el más difícil todavía sobre un alambre, después de quedar obsesionado con el proyecto de las tristemente desaparecidas Torres Gemelas de Nueva York, el Word Trade Center. Leyendo una revista durante una visita al dentista Petit quedó fascinado por su tamaño, a pesar de que las torres no eran más que un proyecto todavía. Un detalle sin importancia para un personaje de su estirpe, capaz de esperar años a que su sueño tome forma y se convierta en una realidad que se eleva 400 metros por encima del suelo en el corazón de Manhattan.

La locura del visionario

Pacientemente, y rodeado de un grupo de amigos/devotos, Petit comienza a preparar la aventura que marcará su vida para siempre. Su novia, una tímida y bella francesa, sus amigos, que destilan un aroma de hippys pequeño burgueses sedientos de aventuras… pronto se unen en un grupo fanatizado y obsesionado con una única idea: Que Philipe logre caminar entre las dos torres gemelas.
Ayudado por una pértiga que le estabiliza, Philipe Petit camina como un poseso sobre la cuerda metálica, una delgada línea que separa la vida (su vida) de la muerte. Una línea que también separa a los visionarios de los mortales. Sus amigos le miran y admiran desde el suelo, como quien mira a un profeta recién enviado por Dios. Porque ¿cómo se mira a un veinteañero fibroso y de gesto serio que se propone jugarse la vida en los edificios más altos del mundo? ¿En qué lugar nos deja a nosotros compartir un trocito de nuestra vida con una persona capaz de ir más allá?
De todos estos temas habla Man On Wire. De los sueños. De la amistad. De hacerse mayor. De perder amigos y perder sueños. De llevar una vida conformista después de haber participado de una aventura fascinante. James Mars se vale de reconstrucciones, material de archivo fascinante y de unos personajes con los sentimientos a flor de piel. Es una historia de cómo un idealista lograr cambiar o afectar la vida de muchas otras personas a su alrededor, aunque sin ningún objetivo altruista, sino más bien movido por un egocentrismo muy particular.
Emocionante e interesante a partes iguales, Man On Wire es un documental muy clásico y a la vez diferente. Una historia que os llegará y tocará en lo más profundo, porque en el fondo habla de los héroes y de los que no lo somos tanto. De el miedo y de aquellos que no temen a nada. Recomendadísimo.

¿Te ha gustado?

Veredicto:

10
9
Lunático o visionario, pero con un claro objetivo en la vida.

Ficha Técnica:

Documentary
Director: James Marsh
Year: 2008
Country: USA
Run Time: '
Aspect Ratio:
Format: 16mm